La piratería como marketing

Hoy compré en el subte B los dvd La joven vida de Juno (Jason Reitman), Sweeney Todd (Tim Burton) y La reina (Stephen Frears), los tres por diez pesos. En Cinemark, de jueves a domingos, después de las 15, las entradas cuestan entre $15 y $18, según dónde se encuentre el complejo (Cinemark Palermo es, por supuesto, el más caro de todos). Es decir, durante las noches del fin de semana, una entrada de cine cuesta más que tres dvd “truchos” de las mismas películas que están en cartel. ¿Cómo no va a haber piratería si los precios de las entradas y de los dvd originales son prohibitivos? ¿Por qué una persona interesada en ver una película debería abstenerse de adquirirla a un precio razonable, acorde a sus ingresos?

Y, por otra parte, ¿Hasta qué punto la piratería perjudica realmente a los grandes estudios? Hace unos días, Slate publicó esta nota, en la que se cita un artículo de Karen Croxson -una joven economista de Oxford- titulado Piratería promocional, que explica por qué, en muchos casos, las compañías productoras de software y contenido deberían fomentar la piratería como estrategia de marketing. Ya lo dijimos acá en un post anterior : ¿acaso las diez millones de copias pirata de Tropa de Elite no influyeron para que, una vez que la película llegó a los cines, la vieran otros tres millones de espectadores en Brasil?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s