Paths of glory (La patrulla infernal)

Esta película, dirigida por Stanley Kubrick en 1957 es, como la mayor parte de su obra, excelente. Bien actuada, bien filmada, con una fotografía verdaderamente increíble.  Además, es una película inteligente. En lugar de regodearse en las imágenes de violencia de la guerra, como otros exponentes del género, indaga en el funcionamiento de las relaciones de poder y la asunción de responsabilidades al interior de una estructura jerárquica (y brutal y despiadada) como el ejército.

La escena en que una prisionera alemana canta para los soldados franceses es una de las más bellas que haya visto en el cine. La mujer es obligada a cantar para los soldados que, previsiblemente, le gritan de todo. Cuando comienza a cantar, aunque no entienden la letra, esos hombres embrutecidos por la situación se emocionan. Kubrick nos acerca a ellos con una sucesión de primeros planos que lo dicen todo. El coronel Dax (Kirk Douglas) mira la escena desde fuera. Un soldado se acerca con el mensaje de que la tropa debe volver al frente inmediatamente. La respuesta de Dax evidencia que, al interior del ejército, no todo el mundo es igual. Ante el aviso,  Dax responde:

– Deles unos minutos más.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s