My blueberry nights

Finalmente se estrenó. Su llegada a las salas fue complicada, se postpuso por lo menos dos veces, pero ocurrió. My blueberry nights es la primera película de Wong Kar-Wai en Estados Unidos, pero no la primera fuera de Hong Kong: Happy Together transcurre en Buenos Aires.

Una película de un autor como WKW genera mucha expectativa. Si el estreno se postpone una y otra vez, esas expectativas crecen y se multiplican. Quizás ambas circunstancias tengan algo que ver con la sensación  que tuve cuando salí del cine. La película es hermosa, pura belleza visual. WKW pinta con la cámara. Su trazo es reconocible, y el tema también. Una vez más, WKW vuelve a posar la mirada sobre los amantes, sobre la soledad de aquellos que pierden su amor y deambulan por la vida con el corazón roto, sobre lo ocurre entonces, los encuentros y desencuentros, los caminos que se abren, los que se abandonan. Esta película nació a partir de un corto de seis minutos, que también dio origen a una obra maestra como In the mood for love.

Esa forma tan personal en que WKW condensa en imágenes los sentimientos de los personajes tiñe toda la película. La historia navega entre el viaje iniciático y la road movie, con una mirada sobre Estados Unidos que remite más a WKW que al país del norte, del mismo modo que sucedió cuando el italiano Michelangelo Antonioni (Zabriskie Point) y el alemán Wim Wenders (Paris, Texas) filmaron allí y construyeron sus propios Estados Unidos, absolutamente personales.

En su viaje, Elizabeth, interpretada por Norah Jones, se encuentra con varios personajes -cada uno con su dolor, con su propia soledad- y se conoce a sí misma un poco más. La historia del policía y su ex mujer es tan triste como lograda. Y el personaje de Natalie Portman, jugadora compulsiva de póker, es brillante. El trabajo de Jude Law como Jeremy, el barman al que Elizabeth le cuenta su drama -al comienzo del film- y su viaje a medida que suma kilómetros, está muy bien. En términos actorales, la única que no está a la altura  es la cantante Norah Jones, que debuta en el cine. Así como tiene momentos muy expresivos, hay otros que se sienten muy poco genuinos, sobre todo al principio del film.

My blueberry nights no es, de ningún modo, la mejor película de WKW. Se extrañan joyas como Chung king express. Pero verla -especialmmente en cines- vale la pena: a pesar de repetirse un poco y cerrar demasiado bien cada historia, WKW respira en cada plano. No es poca cosa.

2 Respuestas a “My blueberry nights

  1. Qué lindo comentario! me dan ganas de ir a verla…

  2. Cien% de acuerdo con tu comentario!!
    Me encanto la frase “WKW respira”… es exactamente así. Y es increíble lo que logra el tipo en cada fotografía de sus films. Un beleza, diría el Bambino Veira. Salduos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s