Burn after reading

burn-after

La última película de los Coen sintetiza todo lo que no me gusta de ellos. Burn after reading es una pseudo parodia de las películas de espías que no tiene ninguna gracia. Los personajes, interpretados por grandes figuras hollywoodenses, no son más que caricaturas de trazo grueso. No es que uno se aburra mirando la película, porque está bien actuada, bien filmada, etc, etc. Pero debajo de la parafernalia formal y el humor absurdo, y sobre todo cruel, no hay nada. Burn after reading es una película que te deja completamente indiferente. O no. Por momentos irrita, porque durante lso 95 minutos que dura, uno tiene la sensación de que los Coen se permiten hacer cualquier cosa, sólo porque son los Coen. Si en No country for old men la maravillosa actuación de Javier Bardem aportaba algo de frescura, acá no hay nada de eso. Linda Litzke, el personaje interpretado por Francis McDormand, resulta bastante irritante. Y Chad, el ridículo empleado del gimnasio interpretado por Brad Pitt, es un payaso bobo.

Creo que la película no es graciosa porque los Coen se burlan de sus personajes, se olvidan de darles ese mínimo toque que podría humanizarlos y lograr que uno como espectador se conecte con la situación. En Burn after reading no hay nada de eso y, al menos para mí, las imágenes en la pantalla no eran nada más que eso: imágenes en movimiento, vacías por dentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s