Textos militantes (Ojo al cine)

Andrés Caicedo pasó de ser el secreto mejor guardado de unos pocos escritores a convertirse en una especie de estrella pop, un mito de la cultura urbana latinoamericana. Periodista, escritor, cineasta, pero sobre todo cinéfilo, Caicedo se suicidó en 1977, a los 25 años. Para alguien que vivió tan intensamente, ese tiempo fue suficiente para dejar una copiosa obra. Ojo al cine reúne críticas, notas, entrevistas, coberturas del Festival de Cartagena y diarios personales del Caicedo cinéfilo, espectador y crítico voraz, publicados en medios colombianos y en los programas del Cine-Club de Cali, que él mismo fundó. La selección y edición de los textos estuvo a cargo de sus compañeros de ruta Luis Ospina y Sandro Romero Rey, y el libro debe su nombre a la revista creada por Caicedo en 1974, que fue además la primera publicación especializada de Colombia.

Fascinado por el cine americano y amante de las películas de género, Caicedo escribía sobre grandes autores como Bergman, Wilder, Ford o Buñuel, pero también era un entusiasta de la obra de directores poco reconocidos en ese momento como Sam Peckinpah o Jerry Lewis, y soñaba con venderle sus guiones de films de terror a Roger Corman.

En tiempos de crítica temerosa, más acostumbrada al copiar-pegar que a las ideas y las pasiones sobre las películas (y sobre el mundo), los textos de Caicedo son un soplo de aire fresco, textos militantes llenos de vida. Caicedo reivindicaba una actitud “terrorista” frente a las obras.  “Siempre, de la crítica, me ha gustado lo insólito, lo audaz, lo irreverente, lo maleducado”, decía. Y la excelente entrevista a Sergio Leone, en la que le señala al director los problemas de estructura del film Érase una vez en la revolución, es un buen ejemplo.

Caicedo era un crítico lúcido, que vio todo lo que pudo y escribió sin parar textos sinceros y personales todavía hoy vigentes. Su mirada sobre las películas estaba atravesada por su atormentada vida interior: para él, escribir sobre cine era escribir sobre sí mismo. De ahí la continuidad y fluidez entre las críticas y los fragmentos de diarios personales que reúne este extenso y rico volumen.

(Publicado en Crítica el sábado 21 de noviembre de 2009)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s