Las lecciones del maestro

Fue uno de los críticos de cine más lúcidos y respetados del Río de la Plata. Acaba de publicarse el primer tomo de “Homero Alsina Thevenet – Obras incompletas”, que reúne textos dispersos producidos a lo largo de 68 años.

Crítico de cine, periodista y maestro de periodistas, el uruguayo Homero Alsina Thevenet (H.A.T. a partir de ahora) fue una de las figuras más importantes de la crítica de cine rioplatense. Dueño de un estilo inconfundible, descubrió a Ingmar Bergman cuando todavía no era conocido fuera de Suecia, detectó el problema de las Listas Negras en Hollywood en tiempo real y, junto con otros críticos, contribuyó a mejorar la cultura cinematográfica de varias generaciones de espectadores.

En la última edición del Festival de Cine de Mar del Plata se presentó el primer volumen de Homero Alsina ThevenetObras incompletas, un ambicioso proyecto en el que sus amigos, compañeros de trabajo y discípulos Fernando Martín Peña, Álvaro Buela y Elvio Gandolfo compilan sus textos dispersos, producidos a lo largo de 68 años de profesión. Cuando empezaron a trabajar, los compiladores pensaban que un solo libro sería suficiente para concentrar el material que no había sido publicado hasta ahora en alguno de sus veinte libros. Pero encontraron tantos textos valiosos que ampliaron el proyecto a dos tomos, después a tres, y ya hablan de cuatro.

El primer volumen (1937-1955) empieza con un H.A.T. de catorce años que da sus primeros pasos en la revista Cine Radio Actualidad; e incluye las notas publicadas en Sur, textos del legendario semanario Marcha y artículos de Film, la revista de cine que fundó y dirigió desde 1952. El criterio para seleccionar el material fue distinto al que solía utilizar H.A.T., que reunía los textos por temas, personalidades, películas, notas sobre cine o ajenas al cine. “Pero nuestro criterio –dicen los compiladores- también tiene su lógica. Quisimos conciliar al H.A.T. ordenado, lógico, positivista y escéptico con el H.A.T. lúdico, cómico y amante de las paradojas”. Y lo consiguen. En el libro hay reseñas de estrenos, un “Consultorio cinematográfico” donde H.A.T. responde inquietudes de los lectores; imperdibles secciones de miscelánea humorística como “Disculpe!” y “La Mar en coche”; y un apéndice bautizado “H.A.T. contra todos”, que recupera discusiones y polémicas en las que se luce su capacidad argumentativa. Cada capítulo incluye una breve introducción que pone en contexto el material, y también hay un diccionario elaborado por los compiladores, con entradas tan dispares y no exentas de ironía como “Cursilería”, “Peronismo”, “Cigarrillo” o “Enciclopedia británica”.

Ordenados en forma cronológica, los textos permiten ver cómo evoluciona y se conforma el estilo de H.A.T.. “Su prosa –señala Peña- se hizo famosa porque era accesible, clara y funcional a su tema, un poco como filmaba William Wyler, al que él admiraba tanto. Pero ese estilo no fue automático: H.A.T. lo trabajó con los años, y cuando hace Film, alcanza la madurez. Las frases se hacen más cortas y eficaces, desaparecen los adjetivos y, sobre todo, desaparece la primera persona, que él terminó por detestar, pero que en la primera etapa usaba constantemente”.

Según Peña, a H.A.T. le gustaba más que lo reconocieran como periodista que como crítico. Comprometido ante todo con el lector, procuraba brindar siempre información precisa para justificar sus opiniones y para que los lectores formaran sus propios juicios sobre las obras. “En una época en que la prensa sobre cine era escasa e informarse era mucho más complicado que ahora, H.A.T. tenía información que muy poca gente manejaba”, apunta Buela. Y Peña agrega: “Era capaz de conseguir las fuentes más inverosímiles para averiguar si un determinado aporte en una película lo había hecho el guionista o el director, y así zanjar discusiones”.

Si H.A.T. fue uno de los críticos de cine más lúcidos que tuvo este rincón del mundo, eso tuvo mucho que ver con su autonomía. “A mí me gusta pensar solo”, decía. Sus amigos y discípulos destacan esa capacidad para reflexionar por sí mismo, al margen de las modas o las tendencias críticas del momento. Un buen ejemplo fue el combate sin cuartel contra el malentendido derivado de la Teoría del autor. H.A.T. reconocía y destacaba el estilo de ciertos directores mucho antes de que los franceses le dieran ese nombre en la década del ’50. Pero la suya era una crítica de películas, no de autores, y por más que en un film hubiera rasgos del estilo de un autor, insistía en que eso no mejoraba automáticamente el resultado.

Estas Obras incompletas pueden leerse como una historia del cine a través de las películas, y también como un testimonio de la evolución de la crítica cinematográfica desde el ’37 hasta nuestros días. “Homero empezó a escribir quince años antes de que surgieran (André) Bazin y (la revista francesa) Cahiers du Cinema, cuando había muy poca gente que escribía de cine y la crítica no era algo profesional”, señala Buela. De hecho, todos los textos que integran el primer tomo pertenecen a la etapa amateur, en la que H.A.T. escribía sin parar, pero además trabajaba en un banco. Recién en el ’55, cuando empezó a escribir en el diario El País, pudo vivir de su pluma. Y allí se inicia el segundo volumen, que saldrá en julio próximo, seguido de un tercero y tal vez un cuarto, con las notas en medios argentinos como Primera Plana, Panorama y Página/12, y los textos de la última etapa en el suplemento cultural de El País, que fundó en el ’89 y dirigió hasta su muerte en 2005. Un verdadero tesoro para cinéfilos ávidos de buenos textos, y una forma posible de biografía para un hombre que no dejó pasar un solo día de su vida sin escribir algo en algún lado.

(Publicado en revista Ñ el sábado 9 de enero de 2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s