TIEMPO DE CINE EN MALBA

El 9 de septiembre empieza el ciclo que programé por los 50 años de la aparición de la revista Tiempo de Cine. El ciclo fue posible gracias al apoyo de  Fernando Martín Peña, la Filmoteca Buenos Aires y el Malba. La programación completa ya está disponible en la web del Malba.

En la actualidad, el discurso sobre el cine ocupa un lugar preciso y por derecho propio dentro del campo cultural, con una jerarquía similar a la de la crítica literaria o teatral. Pero no siempre fue así. La figura del crítico como especialista, capaz de analizar y escribir sobre cine a partir de un conocimiento específico, determinado por la práctica cinéfila, surge en la década del 60. Hasta entonces, salvo algunas experiencias pioneras en los años 50, las revistas se ocupaban de la vida de las estrellas o del negocio de la exhibición, y las críticas en medios masivos -salvo excepciones- solían combinar la descripción argumental con la opinión arbitraria y la propaganda. Tiempo de Cine apareció por primera vez en agosto de 1960 y se publicó, con interrupciones, hasta 1968. Fueron en total 23 números, algunos dobles, que marcarían la historia de la crítica local. Editada por el Cine Club Núcleo, la revista era un proyecto entre amigos, en el que nadie cobraba, pero donde se discutía sobre directores, películas y cines de todo el mundo con rigurosidad.

El consejo directivo estaba integrado por Salvador Sammaritano, Víctor Iturralde, José Agustín Mahieu y Héctor Vena; y había un “cuerpo crítico estable”, formado por Edgardo Cozarinsky, Mabel Itzcovich y Carlos Burone. Quino estaba a cargo de la sección de humor, y en los dos primeros números se luce la mano del artista plástico Rogelio Polesello como diagramador. La revista contaba con prestigiosos corresponsales en el exterior como Guido Aristarco (Italia), George Fenin (Nueva York), Marcel Martin (Francia), Homero Alsina Thevenet y Emir Rodríguez Monegal (Uruguay). Entre las numerosas firmas que pasaron por Tiempo de Cine, se cuentan, entre otras, las del futuro realizador Eduardo de Gregorio, Roberto Raschella, Antonio Salgado, Alberto Ciria, Oscar Yoffe, Franco Mogni y las de críticos que ya tenían cierto renombre, como Domingo Di Núbila y José Miguel Couselo. Además, colaboraban algunos jóvenes que luego serían reconocidos periodistas, como Enrique Raab, Tomás Eloy Martínez, Ernesto Schoo y Horacio Verbitsky. Tiempo de Cine también solía darles la palabra a los realizadores a través de entrevistas y de textos propios, firmados por Leopoldo Torre Nilsson, Simón Feldman, Rodolfo Kuhn, José Martínez Suárez o David José Kohon.

La revista del Cine Club Núcleo se sitúa en el punto de intersección de los distintos procesos de modernización que atravesaron el cine, el periodismo y la reflexión crítica en los años 60. Y si bien no tenía una línea teórico-crítica homogénea, lo que unía a los colaboradores, locales y extranjeros, era su profunda cinefilia y el interés por un cine personal, artístico y comprometido con la realidad. Un cine que identificaban con el neorrealismo italiano y con todos los “nuevos cines” que vinieron después, y que exigía a su vez otro tipo de crítica. Tiempo de Cine era exhaustiva en la información; publicaba reseñas, entrevistas, coberturas y ensayos, pero además intervenía activamente en cuestiones coyunturales. En los editoriales, cuestionaba la censura y las malas políticas del Instituto de Cine. La revista acompañó y alentó la aparición del cine joven e independiente de la llamada Generación del 60, y promovió la crítica como herramienta de reflexión, análisis y debate.

Las películas elegidas para recordar los 50 años de Tiempo de Cine constituyen sólo un recorrido posible por esa década prodigiosa, en la que el público podía ver grandes films en los cineclubes o en las salas de cine-arte, y continuar el debate en los bares y en las páginas impresas. Hoy es difícil encontrar algunos títulos en DVD, y bastante improbable poder verlos en fílmico. En cuanto al debate apasionado y enriquecedor, hoy está más cerca de la rareza que del hábito. Por eso, la selección y las reseñas de este ciclo buscaron reflejar los gustos e intereses de la revista, pero también recuperar algo del espíritu de aquellos años.

Daniela Kozak

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s