Hallazgo argentino

En julio de 2008, la noticia dio la vuelta al mundo: el coleccionista e historiador del cine, Fernando Martín Peña, y la directora del Museo del Cine, Paula Félix-Didier, habían encontrado una copia de la película alemana Metrópolis (1927) entre las latas del Museo. Pero no cualquier copia, sino la única en el mundo que contenía la versión completa del film tal como lo había montado Fritz Lang. Semejante historia merecía un libro, y Peña lo escribió unos meses después del hallazgo. Pero la edición, a cargo del Festival de Cine de Mar del Plata, se agotó enseguida. Ahora Fan ediciones reeditó una versión ampliada, con un prólogo del reconocido historiador del cine Kevin Brownlow, que este año recibió un Oscar honorario.

Aunque Metrópolis es una de las películas más importantes del cine mudo, en su momento fue recibida con bastantes reservas. Quizás por eso, a los pocos meses del estreno los distribuidores decidieron cortarla y editar una versión más breve. Comenzaba así una larga historia de mutilaciones. En la Segunda Guerra Mundial se perdieron los negativos originales, y la posibilidad de volver a ver la obra tal como la había terminado Lang se volvió remota. Sin embargo, la copia que el distribuidor Adolfo Z. Wilson había adquirido en 1927 para estrenar en Buenos Aires contenía la versión completa del film. Esa copia pasó a manos del crítico y coleccionista Manuel Peña Rodríguez, después al Fondo Nacional de las Artes y finalmente al Museo del Cine.

En el prólogo, Brownlow se refiere a Peña como un “detective del celuloide”, y la descripción es certera. A partir de indicios que para cualquier otro hubieran pasado desapercibidos, Peña empezó a sospechar a fines de los 80 que esa copia podía ser la única completa que quedaba en el mundo. Investigó hasta donde pudo, pero trabas burocráticas absurdas le impidieron durante años acceder a las latas para comprobar su hipótesis. Cuando en 2008 Félix-Didier fue designada directora del Museo del Cine, Peña pudo revisar la copia, y las sospechas de veinte años se confirmaron en media hora.

El libro cuenta los detalles del hallazgo, y también la historia de la película: su concepción, el rodaje y los sucesivos cortes. Además reconstruye el contexto del estreno en Buenos Aires a partir de las críticas de la época, y todos los esfuerzos que se hicieron por restaurarla desde la década del 60. Una historia increíble pero real, contada por el protagonista.

(Publicado en El Guardián n21, 7 de julio de 2011)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s