El pasado en una caja

En la versión online de la nota de Ñ “Las películas se pudren” (ver abajo) falta el recuadro, sobre la serie de TV Películas recuperadas, de Lorena Muñoz. Acá va.

La directora Lorena Muñoz (Yo no sé que me han hecho tus ojos, Los próximos pasados) está filmando la serie Películas recuperadas, que se emitirá en alguno de los canales de televisión estatales. La serie tiene ocho capítulos de 26 minutos en los que relata la recuperación de varias películas en distintas partes del país. Surgió a partir de una idea de la directora del Museo del Cine y especialista en preservación, Paula Félix-Didier, que además es la protagonista. En cada capítulo, Félix-Didier y dos colaboradores rescatan una película y su historia. Cada episodio se cierra con la proyección pública del filme, acompañado con música en vivo.

Uno de los capítulos es sobre una película de Carcarañá, un pueblo cerca de Rosario. “En un museo privado conservaron una película argentina muda de 1924, de ficción, que no aparecía en ningún libro: Historia de un gaucho viejo. Llegamos por un dato del coleccionista Enrique Bouchard, la trajimos al laboratorio y Cinecolor está haciendo un internegativo”, explica Félix-Didier.

Otro episodio está dedicado a un documental de 1921. “Lo encontraron las autoridades del Normal 1 y como era de nitrato –un material inflamable- se lo dieron al Museo del Cine. Ahí recuperamos la historia: quién lo hizo, por qué, dónde se exhibió, y lo proyectamos para los alumnos”, cuenta Muñoz.

Además, hay un capítulo que transcurre en Palmira, Mendoza, donde encontraron un western filmado en ocho milímetros. “Uno de los directores, de 90 años, proyectó la película en la cocina de su casa”, dice Muñoz. Y agrega que en el Museo del Fin del Mundo, en Ushuaia, se recuperó un noticiero de Federico Valle que incluye el único material que se conserva de Quirino Cristiani, director de las primeras animaciones de la historia del cine.

“La experiencia de esta serie es maravillosa y única: recupera estas historias y ayuda a crear conciencia de que hay valor en todos los materiales cinematográficos que uno pueda tener, dentro de una caja de zapatos o en un museo local”, concluye Félix-Didier.

(Publicado en Ñ el sábado 9 de julio de 2011)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s