En octubre: ciclo de cine Demasiado ego en Malba

Con el equipo de Lamujerdemivida programamos un nuevo ciclo de cine, que acompaña el tema de tapa del número de primavera de la revista: Demasiado ego. Del 6 al 29 de octubre en Malba. Acá va la presentación que escribí, y acá la programación completa: 

En su autobiografía, Klaus Kinski relata el encuentro en el que Werner Herzog le habló por primera vez de Aguirre, la ira de dios. “No entiendo de qué está hablando, excepto que está enamorado de sí mismo sin motivo aparente y está fascinado por su propia osadía. Afirma que todos los que participan en el proyecto están dispuestos a aceptar con alegría las inimaginables fatigas y privaciones que les esperan con tal de seguirle los pasos a él, a Herzog”. Más allá de la veracidad del relato, la colaboración siempre tensa entre dos grandes como Herzog y Kinski en un proyecto monumental como ése hacen de Aguirre, la ira de dios la película emblema de este ciclo. O quizás no, quizás El Ciudadano merezca ese lugar. A mediados del siglo XX, no había en el mundo del cine otra figura tan parecida a la de un genio romántico como la de Orson Welles. Actor exitoso, cineasta megalómano, aventurero capaz de hacer perder a Hollywood varios millones, Welles debutó como realizador en condiciones excepcionales y con una obra maestra en la que además interpreta a un poderoso ególatra.

Cuando empezamos a discutir el tema de tapa de la revista Lamujerdemivida -Demasiado ego-, pensábamos sobre todo en las redes sociales, donde la necesidad de mostrarse y hacer del propio yo un espectáculo de feria está tan naturalizada. Pero el ego exacerbado no es cosa de ahora, y de hecho atraviesa el universo cinematográfico en varios niveles. Las películas que seleccionamos con el equipo de Lamujerdemivida para este ciclo no pretenden agotar el tema sino trazar un recorrido posible, marcado también por el gusto y por la disponibilidad de copias en fílmico.

El cine está plagado de personajes singulares; figuras enormes, vanidosas, megalómanas, siempre un paso más allá o por encima del hombre común, aisladas en una soledad mística, incompartible, sufrida o heroica. Películas como Muerte en un beso o La condesa descalza han retratado con distintos matices el microclima hollywoodense, en el que abundan los seres convencidos de que el mundo gira a su alrededor. Basta recordar la respuesta de Norma Desmond, la olvidada estrella del cine mudo de Sunset Bvld., cuando el guionista Joe Gillis la reconoce y le dice “era usted grande”. “Soy grande -lo corrige ella-. Son las películas las que se han vuelto pequeñas”.

Pero no sólo de estrellas está hecho este ciclo. Entre las criaturas marcadas por su carácter singular, fuera de lo común, figuran el superhéroe con poderes extraordinarios (Superman, El increíble Hulk); el monstruo humano (Nosferatu, Drácula), un yo exacerbado y anómalo que combina lo imposible con lo prohibido; el místico capaz de enfrentarlo todo gracias a la fe en su propia verdad (Juana de Arco); el líder megalómano y autoritario (El triunfo de la voluntad) y el científico que desafía a la naturaleza (Frankenstein). O los personajes marcados por la locura, convencidos de que todo refiere a ellos, como el paranoico de Él.

Un poco más allá de los personajes, también la teoría cinematográfica se ha dedicado a exaltar la figura excepcional del yo creador a través del concepto de autor. Aunque el cine es un arte colectivo, la idea del director autor (Orson Welles, Alfred Hitchcock, John Ford) como origen de una visión artística única se acerca bastante a la del artista romántico, cuya personalidad es casi un valor en sí mismo.

Y así como hay directores que imprimen rasgos de su interioridad en las obras, otros van más allá y ponen en escena hasta su propia persona. Los documentales autobiográficos (M, Los rubios, Fotografías) no reconstruyen como las biografías el sentido total de una vida, sino que ofrecen un yo elaborado a partir de retazos. Pero en estas películas la visibilidad no es redundante e inocua como en las redes sociales, sino una apuesta riesgosa en la que el sujeto se expone para contar una historia.

Daniela Kozak
Revista Lamujerdemivida


Una respuesta a “En octubre: ciclo de cine Demasiado ego en Malba

  1. Lo que si es cierto es que la mayoria de las personas que han pasado a la posteridad, por ser excepcionales. Tenian su vena megalómana. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s