El proyecto de su vida (Metegol)

Imagen(Esta nota se publicó en septiembre de 2012. El estreno de la película se pasó para el 18 de julio)

El director argentino que en 2010 ganó un Oscar con El secreto de sus ojos prepara una superproducción animada en 3D que no tendrá nada que envidiarle a las de Hollywood. Metegol -así se llamará la película- se va a estrenar recién el 20 de junio de 2013. Para apaciguar tanta espera, Juan José Campanella estuvo en la apertura de la onceava edición del Festival Internacional de Cine “Nueva mirada” para la infancia y la juventud, y presentó un work in progress del film frente a más de doscientos chicos de diferentes escuelas primarias de Capital Federal.

En realidad, fueron el productor de la película, Gastón Gorali, y la representante de los estudios Universal en Argentina, Andrea Bonet, los que le mostraron al auditorio infantil un trailer, un compilado de escenas importantes de la trama y un backstage de la grabación de las voces de los personajes principales. Después de las proyecciones llegó Campanella y dialogó con los chicos, que recibieron al director con cantitos y aplausos (“Campa, Campa”) y le hicieron todo tipo de preguntas sobre la película y sobre su carrera.

Según le contó Campanella a El Guardián, la película trata sobre un chico de un pueblo que es un genio y fanático del metegol: “En un momento, viene un crack del fútbol mundial, el jugador más famoso del planeta, que es oriundo de ese pueblo y al que él, cuando eran chicos, humilló en el metegol; la única vez que el tipo perdió en su vida. Viene, compra el pueblo y lo quiere convertir en un estadio gigante, quedarse con el metegol, destruirlo. Entonces él, junto con los jugadores del metegol, tiene que tratar de juntar al equipo para después salvar al pueblo”.

Uno de los momentos más interesantes de la presentación fue la proyección del video registrado en el estudio de grabación de las voces, en el que se veía a Pablo Rago, Fabián Gianola y Horacio Fontova mientras interpretaban los diálogos. Después de ver eso, se proyectó la escena animada en la que los personajes animados pronuncian esos diálogos, y el efecto fue sorprendente y didáctico; una forma ideal de mostrarle a los chicos cómo se hace una película de animación. Durante la presentación de los avances, Gorali también contó que, junto con la película, la producción tiene previsto lanzar una plataforma para que los chicos puedan animar los personajes de Metegol en las netbooks que les entrega el Estado, y que además habrá videojuegos, libros para dibujar y figuritas con los personajes del film.

Cuando llegó Campanella, dialogó con los chicos un buen rato, muy divertido en su doble rol de maestro de escuela que coordinaba la charla y entrevistado que respondía preguntas de todo tipo. Finalizada la charla, observó que, pese a la cantidad y variedad de preguntas, lo que más parecía interesarle a los chicos era cómo había surgido la idea: “De dónde nacen las ideas, una pregunta que sigue siendo la más popular, aun cuando se llega a adulto”. Para saciar la curiosidad del público, el director contó que Metegol está basada en un cuento de Roberto Fontanarrosa. La idea de adaptarlo para hacer una película animada fue de Gorali. A Campanella le interesó, y junto con Axel Kustchevatzky –también productor de la película- empezaron a trabajar en el argumento. Luego se sumó al equipo el escritor Eduardo Sacheri, coguionista de El secreto de sus ojos, que le aportó al guión una mirada más futbolística.

Porque aunque a primera vista pueda parecer raro, Campanella no es muy futbolero. De hecho, contó que fue criado en una familia de Boca –comentario muy festejado por la platea infantil-, pero que hoy no sigue a ningún cuadro ni podría recitar la formación de ningún equipo. “El futbol me gusta más o menos, era muy malo cuando era chico, me metían siempre en la defensa, en el arco o directamente de hincha”, recordó. Los chicos quisieron saber por qué, si no le gusta tanto, está haciendo una película de fútbol. “No sé jugar al futbol y no me interesa el futbol profesional, pero me interesan mucho todas las emociones que se ponen en el futbol, menos cuando son violentas. Me parece criminal pelearse porque alguien es de otro equipo, pero me gusta toda la pasión que se pone en el futbol, todo ese tipo de sentimientos y emociones, algo que rescata muy bien Eduardo Sacheri en sus cuentos. Eso es lo que me gusta del futbol: las emociones”, explicó el director.

Durante la charla, Campanella también contó que el cuento original es un monólogo de un jugador de futbol. A medida que avanza la narración, explicó el director, el lector se va dando cuenta por algunas pistas, de que en realidad se trata de un jugador de metegol. “En el cuento sólo existe un personaje, hubo que crear todo el otro mundo y ahí empezamos a pensar en los tipos de jugadores de fútbol que hay: está el jugador amor y paz, muy hippy, el jugador filósofo, el que es muy fanfarrón y habla de sí mismo en tercera persona, hay uno rudo, uno más miedoso. Y así armamos todo el equipo”. Además está el protagonista, que no es un muñeco de metegol sino un chico, el que maneja el metegol, y que adora tanto el juego que se ocupó de caracterizar a cada jugador: “En el metegol todos los jugadores son iguales, pero él los hizo a todos diferentes. A uno le puso pelo rubio hecho con una esponja de acero para limpiar la cacerola, a otro le hizo el pelo largo con lana. Ese chico adora este metegol, pero se lo sacan, lo rompen lo desguazan y le tiran los jugadores por todos lados. Él va a tener que volver a armar el equipo y después va a jugar un partido de futbol contra los mejores jugadores del mundo para volver a recuperar su pueblo”.

Superproducción criolla  

En Argentina, hacer una película con actores puede llevar, desde la preproducción hasta el estreno, alrededor de un año. Una de animación, en cambio, lleva muchísimo más tiempo. Metegol comenzó a gestarse hace cinco años y todavía faltan varios meses más de trabajo. Es que se trata de una película enorme para las dimensiones del cine nacional, una verdadera superproducción con un presupuesto de más de doce millones de dólares, un costo muy por encima del que suelen tener las películas argentinas. “Es la producción más grande de mi vida y seguramente será la más grande.  Es complicado porque es mucha gente, muy distinta, hay de todo. Es un grupo de 120 personas más o menos y es complejo, hay que crear todo desde cero: los decorados, las caras, lleva muchísimo tiempo”, señaló Campanella. El equipo de animadores está compuesto por especialistas de varios países, algunos de ellos con experiencia en los principales estudios de animación del mundo como Pixar, Dreamworks animación y Weta, la empresa de Peter Jackson.

Frente a la pregunta de en qué etapa está ahora la película, Campanella asegura que eso es algo imposible de precisar en una de animación, porque se va haciendo todo junto: “Hay escenas que están en lápiz, escenas que ya están terminadas y otras en estado de animación. Pero se estrena el 20 de junio y sabemos que hay que terminarla antes”. Para eso, hay dos equipos, uno en Argentina y otro en España, que trabajan a toda máquina. Los toques finales se harán en España. “Como generalmente pasa en las coproducciones, se va a hacer la corrección de color y la mezcla de sonido allá en los últimos dos meses”. La versión original de la película estará sincronizada a las voces de los actores argentinos que hablan el castellano de acá. Luego, habrá un doblaje al español ibérico y otro al inglés.

Por otra parte, la película tendrá tanto una versión tradicional como otra en 3D. Pero en este caso el 3D no es un agregado posterior, sino que el proyecto se concibió desde el principio para que fuera así. Para el director, es la primera vez. “Yo la hago 2D y después se hace una versión estereoscópica, pero no es que apretás un botón y se hace. Hacerla en 3D también implica tomar decisiones estéticas. Todos estos procesos se van haciendo paralelamente, pero tal vez por mi formación o qué sé yo, cuando juzgamos la animación, probamos el color, la fotografía, todo eso, es en 2D. Después se hace el mismo cuadro pero como si lo filmaras un poquito del costado, y eso es lo que da la sensación de profundidad”, explica.

La película tiene todo para convertirse en el próximo gran éxito del cine argentino. Habrá que esperar hasta junio del año próximo para verla pero, por lo que le contó a El Guardián el productor asociado del film, Axel Kuschevatzky, no será una película sólo para los amantes del futbol; antes que una de fútbol, Metegol es una película de aventura y de amor. “Es realmente Campanella haciendo una de animación. Tiene todos los valores que uno asocia a y espera de una película de Campanella, y tiene un montón de referencias muy concretas a otras películas suyas. Es un film de animación de autor”.

(Publicado en El Guardián el 6 de septiembre de 2012)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s