La estrella del cine argentino

septimoHoy se estrena Séptimo o “la nueva de Darín”. En esta nota que escribí para El Guardián unas semanas antes del estreno de Tesis sobre un homicidio , directores, técnicos y productores explican qué es lo que hace de  Darín la mayor estrella del cine nacional. 

Si en las primeras décadas del siglo XX Hollywood logró conquistar el mundo, eso tuvo mucho que ver con el surgimiento del sistema de estudios, un método de organización del trabajo que implicaba la producción en cadena. Ese engranaje casi fabril se apoyaba en buena medida en la estrella, una pieza fundamental e irremplazable que según el francés Edgar Morin nacía de la superposición de dos identidades: la del intérprete y la del personaje. Con la consolidación del sistema de estudios durante el primer cuarto del siglo XX, el star system (sistema de estrellas) se consolidó. Al principio las estrellas siempre representaban héroes, pero el tiempo tendió a humanizarlas y a transformarlas en figuras únicas que combinaban lo ideal con lo cotidiano, lo excepcional con lo ordinario.

Aunque el cine argentino siempre fue un fenómeno menor y periférico respecto de Hollywood, creció y se consolidó imitando ese modelo y durante la edad de oro del cine nacional también se forjó un sistema de estudios y un star system vernáculo. Todo eso quedó atrás hace rato, pero la atracción que generan ciertas figuras todavía hoy es fundamental para que el engranaje cinematográfico funcione y el público vaya a las salas. Quizás la mayor diferencia es que hoy la popularidad no surge de la pantalla grande sino de la televisión, pero no se puede decir que el fenómeno se haya trasladado de un medio al otro sin más. Por más popular que sea en la tele, no cualquiera tiene éxito en la pantalla grande, y mucho menos alcanza el estatus de estrella. Y de hecho, la mayor estrella de cine de la Argentina es un actor que dejó hace varios años la televisión para concentrarse en el cine y el teatro: Ricardo Darín

Darín es uno de los actores argentinos que más espectadores lleva a los cines y, por lo tanto, que mayor recaudación genera. Según las cifras de la consultora Ultracine, entre las cinco películas nacionales que más recaudaron en los últimos 15 años, hay tres que lo tuvieron como protagonista: El secreto de sus ojos (2009), Elefante blanco (2012) y Un cuento chino (2011). Y su nombre también está detrás de los mayores éxitos en cuanto a cantidad de espectadores. Elegido en 2010 por la revista Haciendo Cine como la tercera persona más influyente del cine nacional después de Juan José Campanella y la presidenta del INCAA, Liliana Mazure, está claro que Darín no es el único actor que genera buenos resultados en las boletería, pero da la sensación de que es el único actor con el que esos buenos resultados parecen estar asegurados de antemano. No importa cuánto pueda costar un proyecto, si lo tiene a Darín la plata aparece, porque los productores saben que el público, más allá de la historia, del director o del resto del elenco, irá a ver “la de Darín”.

Por eso en la industria ya hay quienes hablan del probable “efecto Darín” en relación al estreno que se viene. El 17 de enero llega a las salas Tesis para un homicidio, una de suspenso dirigida por Hernán Goldfrid (Música en espera), en la que Darín interpreta a abogado tan reconocido como soberbio que atraviesa problemas personales y se obsesiona con resolver un crimen. En la película, un policial de estructura clásica basado en la novela homónima de Diego Paszkowski, actúan también Alberto Amman –uno de los actores jóvenes más importantes de España- Arturo Puig y Calu Rivero, pero la gran figura es, por supuesto, Darín y por eso la película se perfila como uno de los grandes éxitos de taquilla de 2013.

¿Pero qué es lo que tiene Darín para que su nombre se haya convertido prácticamente en garantía de éxito?¿Por qué el público lo quiere tanto? El Guardián conversó con directores, productores y técnicos que trabajaron con él en distintas películas para tratar de desentrañar el misterio, y todos coinciden en que ese encanto es resultado de varios factores, algunos más fáciles de describir que otros, que se combinan de manera única. En primer lugar, todos destacan su evidente talento como actor. Con más de 40 años de trayectoria y más de 40 películas en su haber, Darín ha hecho personajes de lo más variados. El público lo vio pasar de galancito a comediante hasta convertirse en el actor capaz de todo que es hoy. En ese camino, ha evitado repetirse o encasillarse en un género o papel que le diera buenos resultados, animándose a asumir cada vez más riesgos. Y el público lo ha acompañado durante todo ese proceso de crecimiento.

Se podría decir que el talento es condición necesaria pero no suficiente para convertirse en estrella, porque hay otros actores con talento y cierto potencial para el estrellato que no llegan siquiera a acercarse al “fenómeno Darín”. “Ricardo genera una relación tal con la cámara y con el espectador que uno no puede evitar identificarse. Lo que transmite es tan fuerte que obliga a sumergirse en los sentimientos del personaje”, señala Goldfrid. Para el periodista, guionista y productor Axel Kuschevatzky, que ya trabajó con él en cuatro películas (El secreto de sus ojos, Un cuento chino, Tesis sobre un homicidio y Séptimo, que está en pleno rodaje), “una cosa que se cumple siempre es su profundidad como actor, eso de lograr una empatía inmediata, algo que sólo generan las estrellas. El concepto de estrella es más complejo que el de actor, la estrella está en otro lugar”. Y es allí donde parece residir la clave, el secreto de Darín.

“Para mí -agrega Kuschevatzky-, él tiene esas cualidades que vemos en figuras como James Stewart, Gary Cooper o Jean Pierre Leaud en el caso francés; tipos que en la superficie tienen una cosa cotidiana, que podrían ser amigos o primos tuyos, pero que sabés que por abajo hay algo más. Es algo intangible, no puedo explicar qué, pero todos estos actores saben mirar, en su mirada ves todo lo que tenés que ver. Y eso no viene con el entrenamiento, la cualidad de estrella la tenés o no la tenés. Dicho eso, creo que Ricardo hizo crecer sus propias herramientas a niveles únicos”,

Campanella, que lo ha elegido como protagonista de las cuatro películas que filmó en Argentina, y que salvo en el caso de El mismo amor, la misma lluvia, ya sabía que Darín sería el protagonista incluso antes de empezar a escribir, coincide con Kuschevatzky. “Ricardo logra mucha empatía con el publico, tanta que aún con un personaje totalmente amoral como el de Nueve reinas uno se encontraba hinchando por él. Es algo muy fuerte que muy pocos tienen y que no pasa sólo por la capacidad actoral, una especie de encanto que genera en la pantalla. En la historia del cine hubo actores que no eran muy buenos e igual han sido estrellas porque tenían eso, pero en el caso de Ricardo se juntan las dos cosas”.

Además del talento y la empatía con el público, otro aspecto que tanto Kuschevatzky como Campanella destacan para explicar el lugar único de Darín en el cine nacional es su buen ojo para seleccionar proyectos. “Creo que también tiene que ver con que elige muy bien las cosas que hace”, señala Campanella. Y Kuschevatky agrega que, para él, una de las cosas más interesantes de Darín es su manera de leer los guiones: “Ricardo es un socio creativo fundamental de las películas en las que actúa. Él también es director y guionista, entiende el proceso narrativo y no elige una película por si su personaje tiene mucho diálogo, sino por lo interesante que le resulte el proyecto”.

Según él mismo ha contado alguna vez, elige por instinto. Lo que le importa es si se siente involucrado emocionalmente con la historia, y no cuánto le puedan pagar o si lo va a dirigir un director novato o experimentado. Es así que ha rechazado trabajar en una película de Tony Scott con Denzel Washington y Christopher Walken, y aún después del éxito de El secreto de sus ojos (que ganó un Oscar), aceptó hacer una ópera prima como Delirium Argentinum, que todavía no se estrenó. Protagonizar una primera película implica trabajar por mucho menos que lo que él podría ganar en producciones grandes, pero a esta altura de su carrera, para Darín la cuestión pasa por otro lado.

Y eso no es todo. La gente que trabajó con él, desde el director más famoso hasta el último técnico del escalafón, sugiere que otro elemento que convierte a Darín en Darín es su calidez y buen humor, ese aire pícaro y simpático que termina por imprimir a todos sus personajes. Ahí está, una vez más, esa extraña superposición entre persona y personaje que caracteriza a las estrellas.

Para el equipo técnico de Elefante blanco, uno de los mayores interrogantes durante la preproducción era qué iba a pasar en el rodaje, porque sabían que la presencia de un actor tan popular como él en Ciudad Oculta no pasaría desapercibida. Por eso incluso antes del inicio del rodaje, Darín se sumó a algunas pruebas y ensayos técnicos en la locación. “Pudiendo ensayar con un doble, Ricardo generosamente aceptó ir a estos ensayos, también para empezar a entender qué iba a pasar con su figura en la villa”, contó Trapero antes del estreno de la película. Su presencia implicó, en primer lugar, una enorme cuota diaria de fotos y autógrafos que él aceptaba con gusto.

El relato de quienes participaron del rodaje de Tesis sobre un homicidio va en el mismo sentido. “Siempre sentí mucha generosidad de su parte, genera buena onda con todo el mundo y esa calidez es fundamental en un set, donde uno trabaja tanto tiempo”, señala Goldfrid. El relato de un miembro del equipo técnico que prefirió mantener el anonimato lo confirma. Durante el rodaje, cuenta, Darín se aprendió los nombres de todos y se manejaba como si fuera uno más, sin aires de divismo: “Una vez se atrasó la filmación como cuatro horas y cuando lo fueron a buscar, estaba jugando al truco en cueros con los camioneros de los equipos de filmación”. El técnico agrega que Darín, además de hacer chistes todo el tiempo, ironiza mucho sobre su propio trabajo: “Una vez en el set comentó algo así como ‘Con tres gestos hice una carrera’. Él sabe que es un re laburo, pero también sabe que es un actor y no alguien que salva vidas. Yo creo que el público lo quiere porque lo ve como uno más”. Como alguien, podría decirse, que combina lo excepcional con lo cotidiano. Alguien que logra encantar como sólo lo hacen las verdaderas estrellas de cine.

(Publicado en El Guardián el 20 de diciembre de 2012)

Anuncios

Una respuesta a “La estrella del cine argentino

  1. Hola, Me gustaría que le des un vistazo a mi libro “Consecuencias de la Tumba” un lugar llamado la Tumba, se presento en tres grandes ferias del libro – en la feria del libro en Francfórt, Viena y Leipzig.En librerías en Alemania, Austria, Suiza, Hungría y España así como en el Online-Shop de la editorial, Amazon,

    La Tumba, Cárcel de máxima seguridad para menores de edad, Un lugar donde se formaban delincuentes, jóvenes sin futuro. Un lugar donde sus cuidadores eran los siniestros maestros de todo tipo de barbaries. Niños abandonados a su suerte, aprovechados, violados, torturados y prestados para todo tipo de vejaciones. En un momento creí que dios se había olvidado de nosotros, que el mundo era demasiado grande y el solo no podía con toda la mala gente que había en él, pensaba que morir era una buena solución. Logre fugarme a los 17 años. Desde ese día me prometí a mí mismo que nunca aceptaría ataduras ni encierro. Las consecuencias de la tumba me llevo a despreciar la compañía de buenas personas y no poder formar una familia. Con 17 años me eche al mundo sin saber leer ni escribir, mi mayor fortuna era la libertad y las ganas de vivir, con 24 años el mundo ya me parecía pequeño y con más de 1.000 Oleos vendidos con mi firma en Asia.

    Un saludo

    Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s